Nuevas recetas

¿Por qué un perrito caliente es una opción de refrigerio en el cine?


Claro, un hot dog es lo más parecido a una comida real en la mayoría de las salas de cine, pero ¿quién está ordenando esto?

iStock

Claro, estos se ven deliciosos. Pero hay un momento y un lugar para los perros calientes.

No hay nada como un bocadillo en el cine. No importa si estás viendo una comedia animada o un drama nominado al Oscar, es difícil sentarse en uno de esos asientos acolchados con el portavasos y no desear unos ositos de goma o palomitas de maíz con esa mantequilla tan deliciosa y poco saludable. . Pero hay un bocadillo de película que es increíblemente repugnante y ofensivo pero omnipresente: el perrito caliente.

No importa si vas a la pantalla de la casa de arte local o un AMC masivo con asientos en el balcón, cuando caminas hacia el puesto de comida, encontrarás un perrito caliente misteriosamente en el menú, justo al lado de los Milk Duds, nachos. y Twizzlers. Si miras a tu izquierda, los verás allí, girando en un pequeño calentador, girando y cocinándose en exceso con cada proyección de películas que pasa. Porque, seamos realistas, nadie está pidiendo un hot dog de cine (o no debería serlo).

Los perritos calientes de las salas de cine no solo son desagradables a la vista, sino que, en el mejor de los casos, son malolientes, gomosos y de sabor cuestionable.

Ni siquiera es como si las salas de cine tuvieran salsa de tomate o condimentos como oferta principal, por lo que no solo estás comiendo un perrito caliente extraño y caro, sino que te lo estás comiendo sencillo. Si está deseando un hot dog, sáltese el puesto de comida y considere comer uno de los mejores hot dogs de Estados Unidos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Hágalo fresco en casa y trátelo bien con un chorrito de aceite de oliva extra virgen, una pizca de azúcar y especias, un poco de parmesano y pimienta negra, o cualquiera de estas ideas más saludables para aderezos.

2. Uvas congeladas

Si su dulce de película de elección son gomitas (62 g de azúcar), masticables (90 g de azúcar), agrias (65 g de azúcar) o cualquier otro dulce con sabor a fruta, una caja del tamaño de una sala de cine es fácilmente el doble o el triple del límite diario recomendado por el azúcar! Las uvas congeladas son la opción más natural. Son geniales, fáciles de meter en la boca y una solución agridulce para los antojos de azúcar. Extienda las uvas en una bandeja para hornear, para que se congelen por separado, antes de tirarlas en una bolsa de plástico con cierre.

3. Fresas bañadas en chocolate

Los adictos al chocolate pueden acumular calorías en la noche de cine: los caramelos de chocolate pueden costar 595 calorías, los trozos de mantequilla de maní 600 calorías y las bolas de leche malteada 665 calorías. En su lugar, considere mordisquear una onza o dos de chocolate negro de calidad. Puede saborearlo por más tiempo y obtener una porción de fruta fresca; a las fresas y los plátanos les encantan las mojadas.

4. Frijoles crujientes y crujientes

Tanto los garbanzos como el edamame están haciendo un buen trabajo fingiendo ser palomitas de maíz en estos días, y ofrecen algo de proteína vegetal satisfactoria. Rocíe con un poco de aceite de oliva, espolvoree ligeramente con sal y ase hasta que quede crujiente. Puede enrollarlos en un poco de ajo, orégano y perejil de inspiración italiana, o cilantro, comino y cayena al estilo indio, para darle un toque salado.

5. Chips de col rizada con ajo

Los chips de camote, col rizada y calabacín son uno de esos alimentos en la valla. Probablemente sean mejores para ti que las papas fritas viejas, pero antes de agarrar una bolsa, revisa la etiqueta en busca de grasa y sodio. Asar en casa es realmente la mejor opción: tiene más control sobre los ingredientes y puede conservar algunos de los beneficios nutricionales de las verduras. Mezcle las hojas de col rizada con aceite de oliva y ajo, y tueste hasta que estén parecidas al papel y crujientes en un horno caliente.

6. Chips de tortilla y guacamole

El queso nacho es otra salsa misteriosa que puede significar casi cualquier cosa, ¿es queso? Espera, ¿de qué tipo? Puedes hacer el tuyo en casa con leche descremada y queso cheddar fuerte, para que al menos sepas lo que hay en la olla. Pero mejor aún, busque la mantequilla de la naturaleza: ¡aguacates, por supuesto! Tritúrelos en un guacamole casero y sírvalos con palitos de verduras y chips integrales. (Al igual que con los chips de vegetales, vigile la grasa y el sodio y busque tortillas hechas con ingredientes reales y reconocibles, comenzando con maíz integral; también puede ver trigo, cebada o centeno multicereales).

7. Perros de pollo con verduras asadas

Hay muchas buenas razones para evitar la carne procesada, empezando por ese perro envuelto en papel de aluminio. Pero si te encantan las salchichas de verano, seguro que hay algunas alternativas mejores. La experta en nutrición de Fitbit, Tracy Morris, alimenta a sus hijos con perros de pollo totalmente naturales, hechos con carne real sin huesos y sin piel. Póngalos en un panecillo de trigo integral y apile cebollas y pimientos asados.

8. Granizados caseros

¿El ingrediente número uno en esa bebida azul eléctrico? Jarabe de maíz con alta fructuosa. ¡Pero los granizados caseros, hechos con fruta real, son muy divertidos! Licua cerezas o frambuesas con hielo, agua con gas, un chorrito de limón y solo si lo necesita, un toque de miel. Luego dirígete a tu asiento para ver un cine en la sala de estar.

Si está preparando un plato para untar en casa, las salsas y los dippers, como verduras y hummus, o frutas y yogur, también son una excelente opción. Si necesita algo rápido para tirar en una bolsa, lleve un puñado de nueces especiadas, almendras al romero o granola de aceite de oliva para llevar. ¿Cuál es tu bocadillo de película saludable favorito?

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Becky Duffett

Becky Duffett es una editora de nutrición colaboradora de Fitbit y una escritora de estilo de vida apasionada por comer bien. Ex editora de libros de cocina de Williams-Sonoma y graduada de la Escuela de Cocina de San Francisco, ha editado docenas de libros de cocina e innumerables recetas. La vida en la ciudad la ha convertido en una adicta a las piruetas, pero todavía preferiría montar a caballo. Vive en el vecindario más lindo de San Francisco, pasa los fines de semana en el mercado de agricultores, trata de leer en la panadería y prepara grandes cenas para amigos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Hágalo fresco en casa y trátelo bien con un chorrito de aceite de oliva extra virgen, una pizca de azúcar y especias, un poco de parmesano y pimienta negra, o cualquiera de estas ideas más saludables para aderezos.

2. Uvas congeladas

Si su dulce de película de elección son gomitas (62 g de azúcar), masticables (90 g de azúcar), agrias (65 g de azúcar) o cualquier otro dulce con sabor a fruta, una caja del tamaño de una sala de cine es fácilmente el doble o el triple del límite diario recomendado por el azúcar! Las uvas congeladas son la opción más natural. Son geniales, fáciles de meter en la boca y una solución agridulce para los antojos de azúcar. Extienda las uvas en una bandeja para hornear, para que se congelen por separado, antes de tirarlas en una bolsa de plástico con cierre.

3. Fresas bañadas en chocolate

Los adictos al chocolate pueden acumular calorías en la noche de cine: los caramelos de chocolate pueden costar 595 calorías, los trozos de mantequilla de maní 600 calorías y las bolas de leche malteada 665 calorías. En su lugar, considere mordisquear una onza o dos de chocolate negro de calidad. Puede saborearlo por más tiempo y obtener una porción de fruta fresca; a las fresas y los plátanos les encantan las mojadas.

4. Frijoles crujientes y crujientes

Tanto los garbanzos como el edamame están haciendo un buen trabajo fingiendo ser palomitas de maíz en estos días, y ofrecen algo de proteína vegetal satisfactoria. Rocíe con un poco de aceite de oliva, espolvoree ligeramente con sal y ase hasta que esté crujiente. Puede enrollarlos en un poco de ajo, orégano y perejil de inspiración italiana, o cilantro, comino y cayena al estilo indio, para darle un toque salado.

5. Chips de col rizada con ajo

Los chips de camote, col rizada y calabacín son uno de esos alimentos en la valla. Probablemente sean mejores para ti que las papas fritas viejas, pero antes de agarrar una bolsa, revisa la etiqueta en busca de grasa y sodio. Asar en casa es realmente la mejor opción: tiene más control sobre los ingredientes y puede conservar algunos de los beneficios nutricionales de las verduras. Mezcle las hojas de col rizada con aceite de oliva y ajo, y tueste hasta que estén parecidas al papel y crujientes en un horno caliente.

6. Chips de tortilla y guacamole

El queso nacho es otra salsa misteriosa que puede significar casi cualquier cosa, ¿es queso? Espera, ¿de qué tipo? Puedes hacer el tuyo en casa con leche descremada y queso cheddar fuerte, para que al menos sepas lo que hay en la olla. Pero mejor aún, busque la mantequilla de la naturaleza: ¡aguacates, por supuesto! Tritúrelos en un guacamole casero y sírvalos con palitos de verduras y chips integrales. (Al igual que con los chips de vegetales, vigile la grasa y el sodio y busque tortillas hechas con ingredientes reales y reconocibles, comenzando con maíz integral; también puede ver trigo, cebada o centeno multicereales).

7. Perros de pollo con verduras asadas

Hay muchas buenas razones para evitar la carne procesada, empezando por ese perro envuelto en papel de aluminio. Pero si te encantan las salchichas de verano, seguro que hay algunas alternativas mejores. La experta en nutrición de Fitbit, Tracy Morris, alimenta a sus hijos con perros de pollo totalmente naturales, hechos con carne real sin huesos y sin piel. Póngalos en un panecillo de trigo integral y apile cebollas y pimientos asados.

8. Granizados caseros

¿El ingrediente número uno en esa bebida azul eléctrico? Jarabe de maíz con alta fructuosa. ¡Pero los granizados caseros, hechos con fruta real, son muy divertidos! Licua cerezas o frambuesas con hielo, agua con gas, un chorrito de limón y solo si lo necesita, un toque de miel. Luego dirígete a tu asiento para ver un cine en la sala de estar.

Si está preparando un plato para untar en casa, las salsas y los dippers, como verduras y hummus, o frutas y yogur, también son una excelente opción. Si necesita algo rápido para tirar en una bolsa, lleve un puñado de nueces especiadas, almendras al romero o granola de aceite de oliva para llevar. ¿Cuál es tu bocadillo de película saludable favorito?

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Becky Duffett

Becky Duffett es una editora de nutrición colaboradora de Fitbit y una escritora de estilo de vida apasionada por comer bien. Ex editora de libros de cocina de Williams-Sonoma y graduada de la Escuela de Cocina de San Francisco, ha editado docenas de libros de cocina e innumerables recetas. La vida en la ciudad la ha convertido en una adicta a las piruetas, pero todavía preferiría montar a caballo. Vive en el vecindario más lindo de San Francisco, pasa los fines de semana en el mercado de agricultores, trata de leer en la panadería y prepara grandes cenas para amigos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Hágalo fresco en casa y trátelo bien con un chorrito de aceite de oliva extra virgen, una pizca de azúcar y especias, un poco de parmesano y pimienta negra, o cualquiera de estas ideas más saludables para aderezos.

2. Uvas congeladas

Si su dulce de película de elección son gomitas (62 g de azúcar), masticables (90 g de azúcar), agrias (65 g de azúcar) o cualquier otro dulce con sabor a fruta, una caja del tamaño de una sala de cine es fácilmente el doble o el triple del límite diario recomendado por el azúcar! Las uvas congeladas son la opción más natural. Son geniales, fáciles de meter en la boca y una solución agridulce para los antojos de azúcar. Extienda las uvas en una bandeja para hornear, para que se congelen por separado, antes de tirarlas en una bolsa de plástico con cierre.

3. Fresas bañadas en chocolate

Los adictos al chocolate pueden acumular calorías en la noche de cine: los caramelos de chocolate pueden costar 595 calorías, los trozos de mantequilla de maní 600 calorías y las bolas de leche malteada 665 calorías. En su lugar, considere mordisquear una onza o dos de chocolate negro de calidad. Puede saborearlo por más tiempo y obtener una porción de fruta fresca; a las fresas y los plátanos les encantan las mojadas.

4. Frijoles crujientes y crujientes

Tanto los garbanzos como el edamame están haciendo un buen trabajo fingiendo ser palomitas de maíz en estos días, y ofrecen algo de proteína vegetal satisfactoria. Rocíe con un poco de aceite de oliva, espolvoree ligeramente con sal y ase hasta que esté crujiente. Puede enrollarlos en un poco de ajo, orégano y perejil de inspiración italiana, o cilantro, comino y cayena al estilo indio, para darle un toque salado.

5. Chips de col rizada con ajo

Los chips de camote, col rizada y calabacín son uno de esos alimentos en la valla. Probablemente sean mejores para ti que las papas fritas viejas, pero antes de agarrar una bolsa, revisa la etiqueta en busca de grasa y sodio. Asar en casa es realmente la mejor opción: tiene más control sobre los ingredientes y puede conservar algunos de los beneficios nutricionales de las verduras. Mezcle las hojas de col rizada con aceite de oliva y ajo, y tueste hasta que estén parecidas al papel y crujientes en un horno caliente.

6. Chips de tortilla y guacamole

El queso nacho es otra salsa misteriosa que puede significar casi cualquier cosa, ¿es queso? Espera, ¿de qué tipo? Puedes hacer el tuyo en casa con leche descremada y queso cheddar fuerte, para que al menos sepas lo que hay en la olla. Pero mejor aún, busque la mantequilla de la naturaleza: ¡aguacates, por supuesto! Tritúrelos en un guacamole casero y sírvalos con palitos de verduras y chips integrales. (Al igual que con los chips de vegetales, vigile la grasa y el sodio y busque tortillas hechas con ingredientes reales y reconocibles, comenzando con maíz integral; también puede ver trigo, cebada o centeno multicereales).

7. Perros de pollo con verduras asadas

Hay muchas buenas razones para evitar la carne procesada, empezando por ese perro envuelto en papel de aluminio. Pero si te encantan las salchichas de verano, seguro que hay algunas alternativas mejores. La experta en nutrición de Fitbit, Tracy Morris, alimenta a sus hijos con perros de pollo totalmente naturales, hechos con carne real sin hueso y sin piel. Póngalos en un panecillo de trigo integral y apile cebollas y pimientos asados.

8. Granizados caseros

¿El ingrediente número uno en esa bebida azul eléctrico? Jarabe de maíz con alta fructuosa. ¡Pero los granizados caseros, hechos con fruta real, son muy divertidos! Licua cerezas o frambuesas con hielo, agua con gas, un chorrito de limón y solo si lo necesita, un toque de miel. Luego dirígete a tu asiento para ver un cine en la sala de estar.

Si está preparando un plato para untar en casa, las salsas y los dippers, como verduras y hummus, o frutas y yogur, también son una excelente opción. Si necesita algo rápido para tirar en una bolsa, lleve un puñado de nueces especiadas, almendras al romero o granola de aceite de oliva para llevar. ¿Cuál es tu bocadillo de película saludable favorito?

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Becky Duffett

Becky Duffett es una editora de nutrición colaboradora de Fitbit y una escritora de estilo de vida apasionada por comer bien. Ex editora de libros de cocina de Williams-Sonoma y graduada de la Escuela de Cocina de San Francisco, ha editado docenas de libros de cocina e innumerables recetas. La vida en la ciudad la ha convertido en una adicta a las piruetas, pero todavía preferiría montar a caballo. Vive en el vecindario más lindo de San Francisco, pasa los fines de semana en el mercado de agricultores, trata de leer en la panadería y prepara grandes cenas para amigos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Hágalo fresco en casa y trátelo bien con un chorrito de aceite de oliva extra virgen, una pizca de azúcar y especias, un poco de parmesano y pimienta negra, o cualquiera de estas ideas más saludables para aderezos.

2. Uvas congeladas

Si su dulce de película de elección son gomitas (62 g de azúcar), masticables (90 g de azúcar), agrias (65 g de azúcar) o cualquier otro dulce con sabor a fruta, una caja del tamaño de una sala de cine es fácilmente el doble o el triple del límite diario recomendado por el azúcar! Las uvas congeladas son la opción más natural. Son geniales, fáciles de meter en la boca y una solución agridulce para los antojos de azúcar. Extienda las uvas en una bandeja para hornear, para que se congelen por separado, antes de tirarlas en una bolsa de plástico con cierre.

3. Fresas bañadas en chocolate

Los adictos al chocolate realmente pueden acumular calorías en la noche de cine: los caramelos de chocolate pueden costar 595 calorías, los trozos de mantequilla de maní en 600 calorías y las bolas de leche malteada en 665 calorías. En su lugar, considere mordisquear una onza o dos de chocolate negro de calidad. Puede saborearlo por más tiempo y obtener una porción de fruta fresca; a las fresas y los plátanos les encantan las mojadas.

4. Frijoles crujientes y crujientes

Tanto los garbanzos como el edamame están haciendo un buen trabajo fingiendo ser palomitas de maíz en estos días, y ofrecen algo de proteína vegetal satisfactoria. Rocíe con un poco de aceite de oliva, espolvoree ligeramente con sal y ase hasta que esté crujiente. Puede enrollarlos en un poco de ajo, orégano y perejil de inspiración italiana, o cilantro, comino y cayena al estilo indio, para darle un toque salado.

5. Chips de col rizada con ajo

Los chips de camote, col rizada y calabacín son uno de esos alimentos en la cerca. Probablemente sean mejores para ti que las papas fritas viejas, pero antes de agarrar una bolsa, revisa la etiqueta en busca de grasa y sodio. Asar en casa es realmente la mejor opción: tiene más control sobre los ingredientes y puede conservar algunos de los beneficios nutricionales de las verduras. Mezcle las hojas de col rizada con aceite de oliva y ajo, y tueste hasta que estén parecidas al papel y crujientes en un horno caliente.

6. Chips de tortilla y guacamole

El queso nacho es otra salsa misteriosa que puede significar casi cualquier cosa, ¿es queso? Espera, ¿de qué tipo? Puedes hacer el tuyo en casa con leche descremada y queso cheddar fuerte, para que al menos sepas lo que hay en la olla. Pero mejor aún, busque la mantequilla de la naturaleza: ¡aguacates, por supuesto! Tritúrelos en un guacamole casero y sírvalos con palitos de verduras y chips integrales. (Al igual que con los chips de vegetales, vigile la grasa y el sodio y busque tortillas hechas con ingredientes reales y reconocibles, comenzando con maíz integral; también puede ver trigo, cebada o centeno multicereales).

7. Perros de pollo con verduras asadas

Hay muchas buenas razones para evitar la carne procesada, empezando por ese perro envuelto en papel de aluminio. Pero si te encantan las salchichas de verano, seguro que hay algunas alternativas mejores. La experta en nutrición de Fitbit, Tracy Morris, alimenta a sus hijos con perros de pollo totalmente naturales, hechos con carne real sin huesos y sin piel. Póngalos en un panecillo de trigo integral y apile cebollas y pimientos asados.

8. Granizados caseros

¿El ingrediente número uno en esa bebida azul eléctrico? Jarabe de maíz con alta fructuosa. ¡Pero los granizados caseros, hechos con fruta real, son muy divertidos! Licua cerezas o frambuesas con hielo, agua con gas, un chorrito de limón y solo si lo necesita, un toque de miel. Luego dirígete a tu asiento para ver un cine en la sala de estar.

Si está preparando un plato para untar en casa, las salsas y los dippers, como verduras y hummus, o frutas y yogur, también son una excelente opción. Si necesita algo rápido para tirar en una bolsa, lleve un puñado de nueces especiadas, almendras al romero o granola de aceite de oliva para llevar. ¿Cuál es tu bocadillo de película saludable favorito?

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Becky Duffett

Becky Duffett es una editora de nutrición colaboradora de Fitbit y una escritora de estilo de vida apasionada por comer bien. Ex editora de libros de cocina de Williams-Sonoma y graduada de la Escuela de Cocina de San Francisco, ha editado docenas de libros de cocina e innumerables recetas. La vida en la ciudad la ha convertido en una adicta a las piruetas, pero todavía preferiría montar a caballo. Vive en el vecindario más lindo de San Francisco, pasa los fines de semana en el mercado de agricultores, trata de leer en la panadería y prepara grandes cenas para amigos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Hágalo fresco en casa y trátelo bien con un chorrito de aceite de oliva extra virgen, una pizca de azúcar y especias, un poco de parmesano y pimienta negra, o cualquiera de estas ideas más saludables para aderezos.

2. Uvas congeladas

Si su dulce de película de elección son gomitas (62 g de azúcar), masticables (90 g de azúcar), agrias (65 g de azúcar) o cualquier otro dulce con sabor a fruta, una caja del tamaño de una sala de cine es fácilmente el doble o el triple del límite diario recomendado por el azúcar! Las uvas congeladas son la opción más natural. Son geniales, fáciles de meter en la boca y una solución agridulce para los antojos de azúcar. Extienda las uvas en una bandeja para hornear, para que se congelen por separado, antes de tirarlas en una bolsa de plástico con cierre.

3. Fresas bañadas en chocolate

Los adictos al chocolate pueden acumular calorías en la noche de cine: los caramelos de chocolate pueden costar 595 calorías, los trozos de mantequilla de maní 600 calorías y las bolas de leche malteada 665 calorías. En su lugar, considere mordisquear una onza o dos de chocolate negro de calidad. Puede saborearlo por más tiempo y obtener una porción de fruta fresca; a las fresas y los plátanos les encantan las mojadas.

4. Frijoles crujientes y crujientes

Tanto los garbanzos como el edamame están haciendo un buen trabajo fingiendo ser palomitas de maíz en estos días, y ofrecen algo de proteína vegetal satisfactoria. Rocíe con un poco de aceite de oliva, espolvoree ligeramente con sal y ase hasta que esté crujiente. Puede enrollarlos en un poco de ajo, orégano y perejil de inspiración italiana, o cilantro, comino y cayena al estilo indio, para darle un toque salado.

5. Chips de col rizada con ajo

Los chips de camote, col rizada y calabacín son uno de esos alimentos en la cerca. Probablemente sean mejores para ti que las papas fritas viejas, pero antes de agarrar una bolsa, revisa la etiqueta en busca de grasa y sodio. Asar en casa es realmente la mejor opción: tiene más control sobre los ingredientes y puede conservar algunos de los beneficios nutricionales de las verduras. Mezcle las hojas de col rizada con aceite de oliva y ajo, y tueste hasta que estén parecidas al papel y crujientes en un horno caliente.

6. Chips de tortilla y guacamole

El queso nacho es otra salsa misteriosa que puede significar casi cualquier cosa, ¿es queso? Espera, ¿de qué tipo? Puedes hacer el tuyo en casa con leche descremada y queso cheddar fuerte, para que al menos sepas lo que hay en la olla. Pero mejor aún, busque la mantequilla de la naturaleza: ¡aguacates, por supuesto! Tritúrelos en un guacamole casero y sírvalos con palitos de verduras y chips integrales. (Al igual que con los chips de vegetales, vigile la grasa y el sodio y busque tortillas hechas con ingredientes reales y reconocibles, comenzando con maíz integral; también puede ver trigo, cebada o centeno multicereales).

7. Perros de pollo con verduras asadas

Hay muchas buenas razones para evitar la carne procesada, empezando por ese perro envuelto en papel de aluminio. Pero si te encantan las salchichas de verano, seguro que hay algunas alternativas mejores. La experta en nutrición de Fitbit, Tracy Morris, alimenta a sus hijos con perros de pollo totalmente naturales, hechos con carne real sin huesos y sin piel. Póngalos en un panecillo de trigo integral y apile cebollas y pimientos asados.

8. Granizados caseros

¿El ingrediente número uno en esa bebida azul eléctrico? Jarabe de maíz con alta fructuosa. ¡Pero los granizados caseros, hechos con fruta real, son muy divertidos! Licua cerezas o frambuesas con hielo, agua con gas, un chorrito de limón y solo si lo necesita, un toque de miel. Luego dirígete a tu asiento para ver un cine en la sala de estar.

Si está preparando un plato para untar en casa, las salsas y los dippers, como verduras y hummus, o frutas y yogur, también son una excelente opción. Si necesita algo rápido para tirar en una bolsa, lleve un puñado de nueces especiadas, almendras al romero o granola de aceite de oliva para llevar. ¿Cuál es tu bocadillo de película saludable favorito?

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Becky Duffett

Becky Duffett es una editora de nutrición colaboradora de Fitbit y una escritora de estilo de vida apasionada por comer bien. Exeditora de libros de cocina de Williams-Sonoma y graduada de la Escuela de Cocina de San Francisco, ha editado docenas de libros de cocina e innumerables recetas. La vida en la ciudad la ha convertido en una adicta a las piruetas, pero todavía preferiría montar a caballo. Vive en el vecindario más lindo de San Francisco, pasa los fines de semana en el mercado de agricultores, trata de leer en la panadería y prepara grandes cenas para amigos.


8 ideas de refrigerios saludables para la noche de cine

Los calurosos días de verano exigen refrescarse con el último éxito de taquilla en un teatro oscuro o en el sofá de su sala de estar. Desafortunadamente, la tarifa típica de los puestos de comida tiende a estar llena de algunos de los peores infractores cuando se trata de alimentos ultraprocesados: bebidas azucaradas, caramelos de neón y aderezos de "sabor a mantequilla". Datos no tan divertidos: una palomita de maíz grande con mantequilla puede costarle 1,640 calorías, 126 g de grasa y 1,945 mg de sodio. A menudo se mezcla con aceite de coco (léase: grasa saturada) o aceite de canola, que puede tener algunos días. Y esa cobertura es en realidad aceite de soja, bombeado con colores y sabores artificiales. ¿Aún quieres compartir un balde con tu cita (estremecimiento)?

Omita la bomba de mantequilla falsa a favor de estos bocadillos saludables. Puede meter una bolsa de plástico con cierre hermético de palomitas de maíz o chips de verduras en su bolsa antes de ir al centro comercial, o preparar granizados caseros antes de acomodarse para una noche de cine en casa.

1. Palomitas de maíz caseras saludables

¡Debajo de toda la sal y la grasa, las palomitas de maíz siguen siendo un grano integral! Y definitivamente puede ser un bocadillo saludable, crujiente y satisfactorio. Make it fresh at home, and treat it right with a drizzle of extra-virgin olive oil, a sprinkle of sugar and spice, a little parmesan and black pepper, or any of these healthier ideas for toppings .

2. Frozen Grapes

If your movie candy of choice is gummies (62 g sugar), chewies (90 g sugar), sours (65 g sugar), or any other fruit-flavored candy, one theater-sized box is easily double to triple the recommended daily limit for sugar ! Frozen grapes are the more natural choice. They’re cool, easy to pop in your mouth, and a sweet-tart solution to sugar cravings. Spread grapes out on a baking sheet, so they freeze separately, before tossing them into a zip-top plastic bag.

3. Chocolate-Dipped Strawberries

Chocoholics can really rack up the calories on movie night—chocolate caramels can set you back 595 calories, peanut butter pieces at 600 calories, and malted milk balls at 665 calories. Consider nibbling on an ounce or two of quality dark chocolate, instead. You can savor it longer and get in a serving of fresh fruit—strawberries and bananas love a dunk.

4. Crispy Crunchy Beans

Both chickpeas and edamame are doing a pretty good job of pretending to be popcorn these days, and they offer some satisfying plant protein. Drizzle with a little olive oil, sprinkle lightly with salt, and roast until crunchy. You can roll them around in some Italian-inspired garlic, oregano, and parsley, or Indian-style coriander, cumin, and cayenne, to up the savory edge.

5. Garlicky Kale Chips

Sweet potato, kale, and zucchini chips are one of those on-the-fence foods. They’re probably better for you than plain old potato chips, but before grabbing a bag, check the label for fat and sodium. Roasting at home is really the best option—you have more control over the ingredients and can preserve some of the nutritional benefits of the veggies. Toss kale leaves with olive oil and garlic, and toast until papery and crisp in a hot oven.

6. Tortilla Chips & Guacamole

Nacho cheese is another mystery sauce that can mean almost anything—is it cheese? Wait, what kind? You can make your own at home with skim milk and sharp cheddar, so at least you know what’s going in the pot. But better yet, reach for nature’s butter: avocados, of course! Mash them into a homemade guac, and serve with veggie sticks and whole-grain chips. (As with veggie chips, keep an eye on fat and sodium and look for tortillas made from real and recognizable ingredients, starting with whole-grain corn—you might also see multigrain wheat, barley, or rye.)

7. Chicken Dogs with Grilled Veggies

There are a lot of good reasons to avoid processed meat —starting with that foil-wrapped dog. But if you love your summer sausages, there are for sure some better alternatives. Fitbit nutrition expert, Tracy Morris, feeds her kids all-natural chicken dogs , made with real boneless, skinless meat. Put them on a whole-wheat bun, and pile on grilled onions and peppers.

8. Homemade Slushies

The number one ingredient in that electric blue drink? High-fructose corn syrup. But homemade slushies, made with real fruit, are so much fun! Blend cherries or raspberries with ice, sparkling water, a squeeze of lemon, and only if it needs it, a touch of honey. Then make your way to your seat for some living room theater.

If you’re setting out a spread at home, dips and dippers, like veggies and hummus, or fruit and yogurt, are also a great option. If you need something quick to throw into a bag, take a handful of spiced pecans, rosemary almonds, or olive-oil granola to go. What’s your favorite healthy movie snack?

This information is for educational purposes only and is not intended as a substitute for medical diagnosis or treatment. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or condition. Always check with your doctor before changing your diet, altering your sleep habits, taking supplements, or starting a new fitness routine.

Becky Duffett

Becky Duffett is a contributing nutrition editor for Fitbit and a lifestyle writer with a passion for eating well. A former Williams-Sonoma cookbook editor and graduate of San Francisco Cooking School, she’s edited dozens of cookbooks and countless recipes. City living has turned her into a spin addict—but she’d still rather be riding a horse. She lives in the cutest neighborhood in San Francisco, spending weekends at the farmers’ market, trying to read at the bakery, and roasting big dinners for friends.


8 Healthy Snack Ideas for Movie Night

Hot summer days call for cooling off with the latest blockbuster in a dark theater or on your living room couch. Unfortunately, typical concession stand fare tends to be filled with some of the worst offenders when it comes to ultra-processed foods : sugary drinks, neon candy, and “buttery flavor” topping. Not-so-fun facts: A large buttered popcorn can set you back 1,640 calories, 126 g fat, and 1,945 mg sodium. It’s often popped in coconut oil (read: saturated fat) or canola oil, which may be a few days old. And that topping is actually soybean oil , pumped with artificial colors and flavors. Still want to share a bucket with your date (shudder)?

Skip the fake butter bomb in favor of these healthy snacks. You can sneak a zip-top plastic bag of popcorn or veggie chips into your bag before hitting the mall—or whip up homemade slushies before settling in for a movie night at home.

1. Healthy Homemade Popcorn

Underneath all of the salt and grease, popcorn is still a whole grain! And it can definitely be a healthy, crunchy, and satisfying snack. Make it fresh at home, and treat it right with a drizzle of extra-virgin olive oil, a sprinkle of sugar and spice, a little parmesan and black pepper, or any of these healthier ideas for toppings .

2. Frozen Grapes

If your movie candy of choice is gummies (62 g sugar), chewies (90 g sugar), sours (65 g sugar), or any other fruit-flavored candy, one theater-sized box is easily double to triple the recommended daily limit for sugar ! Frozen grapes are the more natural choice. They’re cool, easy to pop in your mouth, and a sweet-tart solution to sugar cravings. Spread grapes out on a baking sheet, so they freeze separately, before tossing them into a zip-top plastic bag.

3. Chocolate-Dipped Strawberries

Chocoholics can really rack up the calories on movie night—chocolate caramels can set you back 595 calories, peanut butter pieces at 600 calories, and malted milk balls at 665 calories. Consider nibbling on an ounce or two of quality dark chocolate, instead. You can savor it longer and get in a serving of fresh fruit—strawberries and bananas love a dunk.

4. Crispy Crunchy Beans

Both chickpeas and edamame are doing a pretty good job of pretending to be popcorn these days, and they offer some satisfying plant protein. Drizzle with a little olive oil, sprinkle lightly with salt, and roast until crunchy. You can roll them around in some Italian-inspired garlic, oregano, and parsley, or Indian-style coriander, cumin, and cayenne, to up the savory edge.

5. Garlicky Kale Chips

Sweet potato, kale, and zucchini chips are one of those on-the-fence foods. They’re probably better for you than plain old potato chips, but before grabbing a bag, check the label for fat and sodium. Roasting at home is really the best option—you have more control over the ingredients and can preserve some of the nutritional benefits of the veggies. Toss kale leaves with olive oil and garlic, and toast until papery and crisp in a hot oven.

6. Tortilla Chips & Guacamole

Nacho cheese is another mystery sauce that can mean almost anything—is it cheese? Wait, what kind? You can make your own at home with skim milk and sharp cheddar, so at least you know what’s going in the pot. But better yet, reach for nature’s butter: avocados, of course! Mash them into a homemade guac, and serve with veggie sticks and whole-grain chips. (As with veggie chips, keep an eye on fat and sodium and look for tortillas made from real and recognizable ingredients, starting with whole-grain corn—you might also see multigrain wheat, barley, or rye.)

7. Chicken Dogs with Grilled Veggies

There are a lot of good reasons to avoid processed meat —starting with that foil-wrapped dog. But if you love your summer sausages, there are for sure some better alternatives. Fitbit nutrition expert, Tracy Morris, feeds her kids all-natural chicken dogs , made with real boneless, skinless meat. Put them on a whole-wheat bun, and pile on grilled onions and peppers.

8. Homemade Slushies

The number one ingredient in that electric blue drink? High-fructose corn syrup. But homemade slushies, made with real fruit, are so much fun! Blend cherries or raspberries with ice, sparkling water, a squeeze of lemon, and only if it needs it, a touch of honey. Then make your way to your seat for some living room theater.

If you’re setting out a spread at home, dips and dippers, like veggies and hummus, or fruit and yogurt, are also a great option. If you need something quick to throw into a bag, take a handful of spiced pecans, rosemary almonds, or olive-oil granola to go. What’s your favorite healthy movie snack?

This information is for educational purposes only and is not intended as a substitute for medical diagnosis or treatment. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or condition. Always check with your doctor before changing your diet, altering your sleep habits, taking supplements, or starting a new fitness routine.

Becky Duffett

Becky Duffett is a contributing nutrition editor for Fitbit and a lifestyle writer with a passion for eating well. A former Williams-Sonoma cookbook editor and graduate of San Francisco Cooking School, she’s edited dozens of cookbooks and countless recipes. City living has turned her into a spin addict—but she’d still rather be riding a horse. She lives in the cutest neighborhood in San Francisco, spending weekends at the farmers’ market, trying to read at the bakery, and roasting big dinners for friends.


8 Healthy Snack Ideas for Movie Night

Hot summer days call for cooling off with the latest blockbuster in a dark theater or on your living room couch. Unfortunately, typical concession stand fare tends to be filled with some of the worst offenders when it comes to ultra-processed foods : sugary drinks, neon candy, and “buttery flavor” topping. Not-so-fun facts: A large buttered popcorn can set you back 1,640 calories, 126 g fat, and 1,945 mg sodium. It’s often popped in coconut oil (read: saturated fat) or canola oil, which may be a few days old. And that topping is actually soybean oil , pumped with artificial colors and flavors. Still want to share a bucket with your date (shudder)?

Skip the fake butter bomb in favor of these healthy snacks. You can sneak a zip-top plastic bag of popcorn or veggie chips into your bag before hitting the mall—or whip up homemade slushies before settling in for a movie night at home.

1. Healthy Homemade Popcorn

Underneath all of the salt and grease, popcorn is still a whole grain! And it can definitely be a healthy, crunchy, and satisfying snack. Make it fresh at home, and treat it right with a drizzle of extra-virgin olive oil, a sprinkle of sugar and spice, a little parmesan and black pepper, or any of these healthier ideas for toppings .

2. Frozen Grapes

If your movie candy of choice is gummies (62 g sugar), chewies (90 g sugar), sours (65 g sugar), or any other fruit-flavored candy, one theater-sized box is easily double to triple the recommended daily limit for sugar ! Frozen grapes are the more natural choice. They’re cool, easy to pop in your mouth, and a sweet-tart solution to sugar cravings. Spread grapes out on a baking sheet, so they freeze separately, before tossing them into a zip-top plastic bag.

3. Chocolate-Dipped Strawberries

Chocoholics can really rack up the calories on movie night—chocolate caramels can set you back 595 calories, peanut butter pieces at 600 calories, and malted milk balls at 665 calories. Consider nibbling on an ounce or two of quality dark chocolate, instead. You can savor it longer and get in a serving of fresh fruit—strawberries and bananas love a dunk.

4. Crispy Crunchy Beans

Both chickpeas and edamame are doing a pretty good job of pretending to be popcorn these days, and they offer some satisfying plant protein. Drizzle with a little olive oil, sprinkle lightly with salt, and roast until crunchy. You can roll them around in some Italian-inspired garlic, oregano, and parsley, or Indian-style coriander, cumin, and cayenne, to up the savory edge.

5. Garlicky Kale Chips

Sweet potato, kale, and zucchini chips are one of those on-the-fence foods. They’re probably better for you than plain old potato chips, but before grabbing a bag, check the label for fat and sodium. Roasting at home is really the best option—you have more control over the ingredients and can preserve some of the nutritional benefits of the veggies. Toss kale leaves with olive oil and garlic, and toast until papery and crisp in a hot oven.

6. Tortilla Chips & Guacamole

Nacho cheese is another mystery sauce that can mean almost anything—is it cheese? Wait, what kind? You can make your own at home with skim milk and sharp cheddar, so at least you know what’s going in the pot. But better yet, reach for nature’s butter: avocados, of course! Mash them into a homemade guac, and serve with veggie sticks and whole-grain chips. (As with veggie chips, keep an eye on fat and sodium and look for tortillas made from real and recognizable ingredients, starting with whole-grain corn—you might also see multigrain wheat, barley, or rye.)

7. Chicken Dogs with Grilled Veggies

There are a lot of good reasons to avoid processed meat —starting with that foil-wrapped dog. But if you love your summer sausages, there are for sure some better alternatives. Fitbit nutrition expert, Tracy Morris, feeds her kids all-natural chicken dogs , made with real boneless, skinless meat. Put them on a whole-wheat bun, and pile on grilled onions and peppers.

8. Homemade Slushies

The number one ingredient in that electric blue drink? High-fructose corn syrup. But homemade slushies, made with real fruit, are so much fun! Blend cherries or raspberries with ice, sparkling water, a squeeze of lemon, and only if it needs it, a touch of honey. Then make your way to your seat for some living room theater.

If you’re setting out a spread at home, dips and dippers, like veggies and hummus, or fruit and yogurt, are also a great option. If you need something quick to throw into a bag, take a handful of spiced pecans, rosemary almonds, or olive-oil granola to go. What’s your favorite healthy movie snack?

This information is for educational purposes only and is not intended as a substitute for medical diagnosis or treatment. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or condition. Always check with your doctor before changing your diet, altering your sleep habits, taking supplements, or starting a new fitness routine.

Becky Duffett

Becky Duffett is a contributing nutrition editor for Fitbit and a lifestyle writer with a passion for eating well. A former Williams-Sonoma cookbook editor and graduate of San Francisco Cooking School, she’s edited dozens of cookbooks and countless recipes. City living has turned her into a spin addict—but she’d still rather be riding a horse. She lives in the cutest neighborhood in San Francisco, spending weekends at the farmers’ market, trying to read at the bakery, and roasting big dinners for friends.


8 Healthy Snack Ideas for Movie Night

Hot summer days call for cooling off with the latest blockbuster in a dark theater or on your living room couch. Unfortunately, typical concession stand fare tends to be filled with some of the worst offenders when it comes to ultra-processed foods : sugary drinks, neon candy, and “buttery flavor” topping. Not-so-fun facts: A large buttered popcorn can set you back 1,640 calories, 126 g fat, and 1,945 mg sodium. It’s often popped in coconut oil (read: saturated fat) or canola oil, which may be a few days old. And that topping is actually soybean oil , pumped with artificial colors and flavors. Still want to share a bucket with your date (shudder)?

Skip the fake butter bomb in favor of these healthy snacks. You can sneak a zip-top plastic bag of popcorn or veggie chips into your bag before hitting the mall—or whip up homemade slushies before settling in for a movie night at home.

1. Healthy Homemade Popcorn

Underneath all of the salt and grease, popcorn is still a whole grain! And it can definitely be a healthy, crunchy, and satisfying snack. Make it fresh at home, and treat it right with a drizzle of extra-virgin olive oil, a sprinkle of sugar and spice, a little parmesan and black pepper, or any of these healthier ideas for toppings .

2. Frozen Grapes

If your movie candy of choice is gummies (62 g sugar), chewies (90 g sugar), sours (65 g sugar), or any other fruit-flavored candy, one theater-sized box is easily double to triple the recommended daily limit for sugar ! Frozen grapes are the more natural choice. They’re cool, easy to pop in your mouth, and a sweet-tart solution to sugar cravings. Spread grapes out on a baking sheet, so they freeze separately, before tossing them into a zip-top plastic bag.

3. Chocolate-Dipped Strawberries

Chocoholics can really rack up the calories on movie night—chocolate caramels can set you back 595 calories, peanut butter pieces at 600 calories, and malted milk balls at 665 calories. Consider nibbling on an ounce or two of quality dark chocolate, instead. You can savor it longer and get in a serving of fresh fruit—strawberries and bananas love a dunk.

4. Crispy Crunchy Beans

Both chickpeas and edamame are doing a pretty good job of pretending to be popcorn these days, and they offer some satisfying plant protein. Drizzle with a little olive oil, sprinkle lightly with salt, and roast until crunchy. You can roll them around in some Italian-inspired garlic, oregano, and parsley, or Indian-style coriander, cumin, and cayenne, to up the savory edge.

5. Garlicky Kale Chips

Sweet potato, kale, and zucchini chips are one of those on-the-fence foods. They’re probably better for you than plain old potato chips, but before grabbing a bag, check the label for fat and sodium. Roasting at home is really the best option—you have more control over the ingredients and can preserve some of the nutritional benefits of the veggies. Toss kale leaves with olive oil and garlic, and toast until papery and crisp in a hot oven.

6. Tortilla Chips & Guacamole

Nacho cheese is another mystery sauce that can mean almost anything—is it cheese? Wait, what kind? You can make your own at home with skim milk and sharp cheddar, so at least you know what’s going in the pot. But better yet, reach for nature’s butter: avocados, of course! Mash them into a homemade guac, and serve with veggie sticks and whole-grain chips. (As with veggie chips, keep an eye on fat and sodium and look for tortillas made from real and recognizable ingredients, starting with whole-grain corn—you might also see multigrain wheat, barley, or rye.)

7. Chicken Dogs with Grilled Veggies

There are a lot of good reasons to avoid processed meat —starting with that foil-wrapped dog. But if you love your summer sausages, there are for sure some better alternatives. Fitbit nutrition expert, Tracy Morris, feeds her kids all-natural chicken dogs , made with real boneless, skinless meat. Put them on a whole-wheat bun, and pile on grilled onions and peppers.

8. Homemade Slushies

The number one ingredient in that electric blue drink? High-fructose corn syrup. But homemade slushies, made with real fruit, are so much fun! Blend cherries or raspberries with ice, sparkling water, a squeeze of lemon, and only if it needs it, a touch of honey. Then make your way to your seat for some living room theater.

If you’re setting out a spread at home, dips and dippers, like veggies and hummus, or fruit and yogurt, are also a great option. If you need something quick to throw into a bag, take a handful of spiced pecans, rosemary almonds, or olive-oil granola to go. What’s your favorite healthy movie snack?

This information is for educational purposes only and is not intended as a substitute for medical diagnosis or treatment. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or condition. Always check with your doctor before changing your diet, altering your sleep habits, taking supplements, or starting a new fitness routine.

Becky Duffett

Becky Duffett is a contributing nutrition editor for Fitbit and a lifestyle writer with a passion for eating well. A former Williams-Sonoma cookbook editor and graduate of San Francisco Cooking School, she’s edited dozens of cookbooks and countless recipes. City living has turned her into a spin addict—but she’d still rather be riding a horse. She lives in the cutest neighborhood in San Francisco, spending weekends at the farmers’ market, trying to read at the bakery, and roasting big dinners for friends.


8 Healthy Snack Ideas for Movie Night

Hot summer days call for cooling off with the latest blockbuster in a dark theater or on your living room couch. Unfortunately, typical concession stand fare tends to be filled with some of the worst offenders when it comes to ultra-processed foods : sugary drinks, neon candy, and “buttery flavor” topping. Not-so-fun facts: A large buttered popcorn can set you back 1,640 calories, 126 g fat, and 1,945 mg sodium. It’s often popped in coconut oil (read: saturated fat) or canola oil, which may be a few days old. And that topping is actually soybean oil , pumped with artificial colors and flavors. Still want to share a bucket with your date (shudder)?

Skip the fake butter bomb in favor of these healthy snacks. You can sneak a zip-top plastic bag of popcorn or veggie chips into your bag before hitting the mall—or whip up homemade slushies before settling in for a movie night at home.

1. Healthy Homemade Popcorn

Underneath all of the salt and grease, popcorn is still a whole grain! And it can definitely be a healthy, crunchy, and satisfying snack. Make it fresh at home, and treat it right with a drizzle of extra-virgin olive oil, a sprinkle of sugar and spice, a little parmesan and black pepper, or any of these healthier ideas for toppings .

2. Frozen Grapes

If your movie candy of choice is gummies (62 g sugar), chewies (90 g sugar), sours (65 g sugar), or any other fruit-flavored candy, one theater-sized box is easily double to triple the recommended daily limit for sugar ! Frozen grapes are the more natural choice. They’re cool, easy to pop in your mouth, and a sweet-tart solution to sugar cravings. Spread grapes out on a baking sheet, so they freeze separately, before tossing them into a zip-top plastic bag.

3. Chocolate-Dipped Strawberries

Chocoholics can really rack up the calories on movie night—chocolate caramels can set you back 595 calories, peanut butter pieces at 600 calories, and malted milk balls at 665 calories. Consider nibbling on an ounce or two of quality dark chocolate, instead. You can savor it longer and get in a serving of fresh fruit—strawberries and bananas love a dunk.

4. Crispy Crunchy Beans

Both chickpeas and edamame are doing a pretty good job of pretending to be popcorn these days, and they offer some satisfying plant protein. Drizzle with a little olive oil, sprinkle lightly with salt, and roast until crunchy. You can roll them around in some Italian-inspired garlic, oregano, and parsley, or Indian-style coriander, cumin, and cayenne, to up the savory edge.

5. Garlicky Kale Chips

Sweet potato, kale, and zucchini chips are one of those on-the-fence foods. They’re probably better for you than plain old potato chips, but before grabbing a bag, check the label for fat and sodium. Roasting at home is really the best option—you have more control over the ingredients and can preserve some of the nutritional benefits of the veggies. Toss kale leaves with olive oil and garlic, and toast until papery and crisp in a hot oven.

6. Tortilla Chips & Guacamole

Nacho cheese is another mystery sauce that can mean almost anything—is it cheese? Wait, what kind? You can make your own at home with skim milk and sharp cheddar, so at least you know what’s going in the pot. But better yet, reach for nature’s butter: avocados, of course! Mash them into a homemade guac, and serve with veggie sticks and whole-grain chips. (As with veggie chips, keep an eye on fat and sodium and look for tortillas made from real and recognizable ingredients, starting with whole-grain corn—you might also see multigrain wheat, barley, or rye.)

7. Chicken Dogs with Grilled Veggies

There are a lot of good reasons to avoid processed meat —starting with that foil-wrapped dog. But if you love your summer sausages, there are for sure some better alternatives. Fitbit nutrition expert, Tracy Morris, feeds her kids all-natural chicken dogs , made with real boneless, skinless meat. Put them on a whole-wheat bun, and pile on grilled onions and peppers.

8. Homemade Slushies

The number one ingredient in that electric blue drink? High-fructose corn syrup. But homemade slushies, made with real fruit, are so much fun! Blend cherries or raspberries with ice, sparkling water, a squeeze of lemon, and only if it needs it, a touch of honey. Then make your way to your seat for some living room theater.

If you’re setting out a spread at home, dips and dippers, like veggies and hummus, or fruit and yogurt, are also a great option. If you need something quick to throw into a bag, take a handful of spiced pecans, rosemary almonds, or olive-oil granola to go. What’s your favorite healthy movie snack?

This information is for educational purposes only and is not intended as a substitute for medical diagnosis or treatment. You should not use this information to diagnose or treat a health problem or condition. Always check with your doctor before changing your diet, altering your sleep habits, taking supplements, or starting a new fitness routine.

Becky Duffett

Becky Duffett is a contributing nutrition editor for Fitbit and a lifestyle writer with a passion for eating well. A former Williams-Sonoma cookbook editor and graduate of San Francisco Cooking School, she’s edited dozens of cookbooks and countless recipes. City living has turned her into a spin addict—but she’d still rather be riding a horse. She lives in the cutest neighborhood in San Francisco, spending weekends at the farmers’ market, trying to read at the bakery, and roasting big dinners for friends.